Odontología Conservadora

ODONTOLOGÍA CONSERVADORA

Prevención e higiene dental

Si eres una persona preocupada por tu estética y salud dental seguro que has oído hablar en más de una ocasión de la limpieza dental profesional, tartrectomía o profilaxis. Es el tratamiento que los odontólogos practican para complementar una correcta higiene dental. Se trata de la única y mejor manera de mantener una higiene dental óptima y prevenir enfermedades bacterianas tanto de los dientes como de las encías.

Actualmente hay infinidad de instrumentos que ayudan a mantener una correcta higiene dental en casa pero, no debes olvidar que incluso con los cepillos eléctricos y otras herramientas avanzadas existentes en el mercado, es necesario programar al menos 1 vez al año una limpieza profesional.

Recuerda que limpieza dental profesional es la mejor manera de acabar con la placa y el sarro que se haya acumulado en zonas en las que no llegamos con la limpieza diaria. También ayuda a prevenir las caries, a evitar la aparición de enfermedades que afectan a las encías y a eliminar las manchas provocadas por tabaco, el café y los colorantes alimentarios.

Acumulación de placa

En todas las zonas de la boca en las que no seamos capaces de llegar con las técnicas habituales de higiene bucal (cepillado y uso de seda dental, al menos 3 veces al día), se acumulará placa bacteriana: es una capa blanquecina que se adhiere a dientes, encías y lengua.

Es la causa inicial de la aparición de enfermedades periodontales como la gingivitis.

Riesgo de caries

Cuando no hay una correcta higiene dental rutinaria y tras la ingesta de alimentos las bacterias presentes en la boca producen unos ácidos y éstos provocan caries.

Las caries son descalcificaciones producidas por dichos ácidos que producen orificios en los dientes y, si no se tratan a tiempo, llegan a afectar al nervio dental e incluso, provocan la pérdida del mismo. Inicialmente son antiestéticas, pero además, con el tiempo pueden provocar dolores agudos.

Gingivitis o periodontitis

Son las enfermedades periodontales más habituales. Se generan por la gran acumulación de bacterias en la boca. La gingivitis es la versión más leve.

La periodontitis implica la destrucción progresiva de los tejidos duros y blandos que soportan los dientes y supone la principal causa de pérdida de dientes.

Mal aliento

El mal aliento o halitosis es un olor desagradable procedente de la boca que se genera por diversas causas:

las más habituales son la escasa o inexistente práctica de cuidados de higiene dental básica como el cepillado y el uso de colutorios.

Las infecciones bucales o estomacales también derivan en problemas de halitosis.

ODONTOLOGÍA CONSERVADORA

Incrustaciones (Inlays y onlays)

Cuando el daño es más severo del habitual, la reconstrucción se realiza empleando otros materiales más resistentes, principalmente porcelanas u otras resinas que, a diferencia de las utilizadas en la odontología conservadora simple y que son diseñadas en nuestra clínica, se fabrican en laboratorios dentales mediante procesos industriales que consiguen materiales más resistentes que los elaborados directamente en clínica. En ambos casos, siempre se diseñan a la medida exacta de la pieza que necesitemos reparar.

Para su elaboración se necesitarán dos citas, la primera para preparar el diente y tomar una impresión (reproducción del mismo usando un escáner intraoral) para enviarla al laboratorio para su fabricación, y la segunda para colocarla en el diente una vez fabricada.

Obturaciones (empastes o reconstrucciones)

Suponen el tratamiento de elección para la mayoría de las caries y pequeñas fracturas dentarias, siempre que el daño causado no sea excesivamente grande o no haya dañado estructuras del diente fundamentales para conservar su resistencia.

Se confeccionan con materiales con el mismo aspecto original al del diente, como es el uso de composites, materiales que se adhieren al diente tras su preparación, y generalmente se terminan en una sola sesión.

ODONTOLOGÍA CONSERVADORA

Endodoncia

La endodoncia es una intervención que se realiza para conservar un diente que de otra manera tendría que ser extraído. Consiste en la eliminación del tejido pulpar (¨nervio¨), que está dentro de las raíces dentarias, para mantener el diente y su
función masticatoria.

Este proceso permite dejar de sentir el dolor previo a la endodoncia que el paciente sentía al practicar actividades tan cotidianas como masticar, dolor a los cambios térmicos, etc.

La mayoría de los pacientes que deben someterse a una endodoncia padecen caries severas que han llegado a dañar la pulpa del diente, es decir, la parte más profunda del mismo. Existen otros factores que pueden ocasionar este problema, pero son menos habituales.
La endodoncia no es un proceso aislado. Tras realizarlo, es necesario reconstruir el diente para que recupere su aspecto natural y funcionalidad.

¿Para qué sirve una endodoncia?

Practicar una endodoncia es la mejor manera de salvar un diente que, aunque está afectado por una caries severa, puede mantenerse en la boca del paciente. Los profesionales de Clínica Dental Eduardo Mier recomendamos, siempre que sea posible, mantener las piezas naturales. Cada vez que exista un caso de caries profunda o cualquier otro proceso que afecte a la pulpa dental recomendamos este tratamiento.

Gracias a la endodoncia el diente enfermo con afectación de la pulpa (del nervio) se le puede devolver su salud, su estética y su función masticatoria.

¿En qué consiste la endodoncia?

Como hemos explicado anteriormente, al practicar una endodoncia el odontólogo extrae la pulpa dental, limpia y prepara el interior del diente, para llenar el hueco de forma tridimensional. Casi siempre se necesita anestesia local por lo que deberá advertir si tiene alguna alergia o contraindicación para su administración. Durante el tratamiento se realizarán varias radiografías. Para que una endodoncia de óptimos resultados, debe practicarse siguiendo los siguientes pasos:

• Por medio de una fresa colocada en la turbina se accede a la cámara pulpar.
• Se eliminan los tejidos infectados y se limpian y preparan los conductos de las raíces con instrumentos específicos.
• Se rellena y sella la zona tratada con material inerte y biocompatible (cemento y un material gomoso denominado gutapercha).
• En algunas situaciones, será necesaria más de una cita.

Ventajas de la endodoncia

• Es el único tratamiento que permite para salvar un diente cuando la caries ha afectado al nervio.
• Es la técnica más conservadora para la pieza original.
• Se realiza en una única sesión con anestesia local del diente.
• Elimina patologías provocadas por los restos de pulpa necróticos (muertos) que quedan en el interior del diente:
granulomas y quistes, a veces de gran tamaño y que frecuentemente no causan síntomas al paciente hasta que no tienen años de evolución.
• La estética que conseguimos con el diente es superior a la que conseguimos con un implante en la mayoría de los casos, ya que al perder el diente se pierden además parte de los tejidos que lo soportan, como las papilas entre los dientes.
• La pérdida de las papilas que se produce al perder los dientes puede favorecer la aparición de espacios entre los dientes que a menudo provocan retenciones de alimentos entre los mismos.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies